Llevar un estilo de vida saludable mejora nuestra salud, nuestro estado físico y nuestro estado anímico. Como ya hablamos en muchas ocasiones, tenemos que tener claro que un estilo de vida saludable no consiste únicamente en cuidar nuestra alimentación, que siendo un factor imprescindible, no es el único.

Dos factores fundamentales, junto con una buena alimentación, son un buen descanso y la actividad física diaria.

En el post del blog CÓMO APRENDER A COMER SANO encontrarás una guía con consejos útiles para comenzar a mejorar tu alimentación y en el post TRES PILARES PARA UNA VIDA SALUDABLE podrás encontrar más información sobre estos tres factores, pero hoy queremos centrarnos en los beneficios de la actividad física y cómo conseguir ser constantes.

 

BENEFICIOS DE REALIZAR ACTIVIDAD FÍSICA 

 

Una de las cosas más importantes que podemos realizar por nuestra salud, que depende de nosotros y que nos aporta una gran cantidad de beneficios es la actividad física regular. Evidentemente no tenemos que ser todos deportistas de élite, pero sí alejarnos del sedentarismo e incorporar movimiento en nuestro día a día.

Cada vez contamos con más evidencia científica que avala que la actividad física regular mejora nuestra salud física y mental. Así mismo reduce el riesgo de mortalidad, tanto por enfermedad cardiovascular como por otras causas.

Sabemos que realizar actividad física es bueno, pero ¿de verdad somos conscientes de cuántos beneficios nos aporta? vamos a ver algunos de ellos para acabar de convencerte 😉

  • Realizar ejercicio de forma regular nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares además de estar indicado para algunos tipos de cáncer o enfermedades neurodegenerativas.
  • El ejercicio nos ayuda a tener más fuerza y resistencia y aumenta nuestra energía, haciendo que mejore nuestra agilidad para realizar las actividades diarias.
  • Realizando ejercicio mejoramos la densidad ósea de adolescentes y ayudamos a mantenerla en la edad adulta.
  • La actividad física estimula factores químicos del cerebro que provoca que nos sintamos más felices y relajados por lo que nos ayuda a tener una mejor salud mental.
  • Mantenernos activos y realizar actividad física regular nos ayuda a mantener un peso corporal saludable.

 

CÓMO SER CONSTANTE CON EL EJERCICIO

 

Está claro que los beneficios que nos aporta la actividad física regular son muchos y no son discutibles, la cuestión es que a pesar de que sabemos lo beneficioso que es, nos cuesta ser constantes con la realización de la actividad física y a partir de aquí, quiero daros mi punto de vista personal, basado en mi experiencia.

¿Cuáles fueron para mi los puntos clave para conseguir que la actividad física forme parte de mi estilo de vida?

Lo primero y principal que necesitas es ser consciente de todos estos beneficios de los que hemos hablado. Cuando interiorizas que todo el deporte que haces es por ti, para mejorar tu salud, tanto física como mental y que además estás ayudando a tu yo del futuro, empiezas a hacerlo desde una mentalidad totalmente distinta, de verdad.

El siguiente punto que yo destacaría como clave es encontrar aquella actividad que te gusta, que de verdad disfrutas. Como decíamos al principio, no se trata de que todos seamos deportistas de élite, no, se trata de aumentar tu actividad física diaria y eso va desde subir por escaleras en vez de ascensor, como ir andando al trabajo, hacer la compra físicamente y no online… Hay un muchos momentos del día a día en los que podemos aumentar esta actividad.

Además de ese aumento de actividad diaria que nos aleje del sedentarismo, tienes que probar y probar hasta que encuentres ESA actividad. Muchas veces oímos eso de “es que a mi el deporte no me gusta….” y hay tantas actividades que puedes hacer que me atrevo a decir que eso es imposible. Puedes salir a caminar, correr, jugar a deportes de raqueta como pádel o tenis, deportes de equipo como baloncesto, fútbol, balonmano, … bailar, patinar, nada o hacer surf, montar en bici, ir al gimnasio…  Asique busca y prueba hasta que des con esa actividad que te ayude a invertir en salud.

Otro punto que creo que es fundamental destacar es ir poco a poco, marcar objetivos realistas, es decir, tenemos claro que queremos aumentar nuestra actividad física pero no podemos pasar de estar en el sofá a ir todos los días 4 horas al gimnasio. Este empujón que nos da la motivación inicial solo se transformara en frustración y hará que abandonemos.

Para conseguir ser constantes con la actividad física es importante que “sigamos un plan” y este plan tiene que ser realista (que podamos realizar esa actividad que nos hemos propuesto) debe de resultar agradable, debe de gustarnos y debe de ser flexible, si hoy no pude hacer el entrenamiento que tenía pensado no pasa nada, porque ahora la actividad física forma parte de tu vida y mañana lo harás.

No se trata de realizar actividad física como una obligación o castigo, que cada sesión suponga un suplicio físico o mental, ya que eso no resulta nada efectivo a la hora de generar la adherencia al hábito deportivo en una persona.

Y por último, la socialización es otro gran beneficio de la actividad física y en mi caso otro gran impulsor para realizarla. Ver a otras personas disfrutando de alguna actividad, hablar con gente sobre objetivos logrados, sobre cosas que nos aporta el ejercicio, ect .. me ayuda a motivarme y a seguir invirtiendo en mi salud. Si a ti también te motiva puedes seguirme por Instagram donde a parte de hablar mucho y dar tips sobre nutrición saludable, también os comparto información sobre hábitos saludables en general y truquitos para esa motivación extra con el deporte 🙂